Intentan dejar fuera a Jesús Alí de las candidaturas a diputados federales; Pilar Córdova el impuesto

JORGE CEBALLOS

Imposiciones, jalones y un divisionismo más que exacerbado es el que hay en el PRI Tabasco. A dos años y medio de haber perdido la gubernatura de esa entidad a manos de Arturo Núñez Jiménez, el tricolor enfrenta una prueba de fuego, con visos de fractura.
El gran dedo elector a nivel nacional, ha provocado un cisma político entre el priismo tabasqueño.
Sin el consenso de la mayoría, con la línea del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) el líder petrolero José del Pilar Córdova Hernández, se apuntala para ser el candidato de línea a la diputación federal por el VI distrito, posición que también buscaba el ex candidato gubernamental Jesús Alí de la Torre, a quien la dirigencia nacional del PRI intenta no dejar pasar.
El VI distrito electoral con cabecera en Centro y municipio de la zona sierra como Jalapa, Teapa y Tacotalpa, era peleado por Jesús Alí de la Torre, Ady García y Raul Cabrera Pascacio, sin embargo, de último momento, y sin que figurara en las encuestas que el tricolor realizó, fue lanzado por la dirigencia José del Pilar Córdova.
Pese a que entre los priistas tabasqueños, ha corrido la versión de que el candidato del CEN al VI distrito es José del Pilar Córdova, Jesús Alí de la Torre, contenderá en la convención de delegados que habrá de postular al abanderado, teniendo como antecedente los más de 420 mil votos que logró en la contienda que perdió ante Arturo Núñez Jiménez y que lo convierten en el personaje que más votos ha logrado en la historia de Tabasco para el PRI.

Va por la cuarta
La historia política de José del Pilar Córdova Hernández, se remonta a 2006, cuando siendo candidato a gobernador Andrés Granier Melo, el petrolero es invitado como diputado plurinominal, llegando a la legislatura de aquel año.
Dos años y medios después, para las elecciones de 2009, compite como candidato a diputado federal, posición que gana en las urnas, sin embargo, antes de concluir el encargo en 2012, solicita licencia al cargo, para contender por la plurinominal local, la cual finalmente gana ante la catástrofe del PRI de ese año.
Ahora, José del Pilar, va por su cuarto periodo como legislador, siendo en la actualidad un claro ejemplo de la política del chapulín por salta de un puesto a otro.
En los casi nueve años que lleva como legislador José del Pilar Córdova Hernández, no lleva presentada ninguna iniciativa de ley, punto de acuerdo o dictamen, en cambio, se ha caracterizado por llevar cientos de golpeadores a cada sesión, para imponer miedo en el Congreso.